El expresidente aseguró que el Gobierno “es un barco a la deriva”.

Duhalde volvió a criticar al Gobierno desde el canal del diario La Nación al decir que “se está ocupando de lo que no tiene que ocuparse” y definió a la Argentina como “un barco a la deriva” que se halla en un “proceso preanárquico”. Ni Patricia Bullrich lo hubiera dicho mejor.

“No hay unidad de mando en ningún ministerio y es muy difícil gobernar así. El problema de Argentina no es lo que debemos sino lo que no producimos, pero los dirigentes no tienen ADN productivo”, sentenció en declaraciones televisivas. “No se le puede pedir esfuerzos a la gente si no hacen esfuerzos los políticos”, remarcó el ex mandatario.

Desde su punto de vista Argentina vive “un proceso preanárquico y la anarquía tiene color y olor a sangre”.

Paralelamente, indicó, que “nadie puede negar si ve los noticieros que hay mucha sangre innecesaria en la Argentina”. Y subrayó que “el que gana gobierna y el que pierde, también”, porque, “si no gobernamos todos juntos, si no dejamos de pelearnos como tontos, Argentina no sale.”

En este marco estimó que “no se puede gobernar como si fuera un momento normal”, que “este es un país desordenado y descontrolado” y que la actual situación “es más compleja que en 2002” y consideró que “no se puede hacer experiencia en el medio de una crisis” cuando “el sistema es presidencialista”, dado que “si él le presta el oído a un ministro, a un vecino o a la vicepresidenta y comete errores la culpa es de él”.

Relativizó al rol de la vicepresidenta al decir que “si Cristina (Kirchner) incide mucho es culpa de Alberto, no de ella”, y definió a CFK como “un animal político, siempre ha sido así, un carácter tremendo”.