El Gobierno rescindirá el contrato de 6 concesiones, de manera que se van a estatizar casi todas las rutas y autopistas de nuestro país.

Si bien en 2018 se promovió el proyecto para que seis corredores viales se transformaran en autopistas o rutas seguras, ahora el Gobierno Nacional rescindirá dichos contratos y serán estatales las rutas y autopistas. De esta forma se les acaba el curro a los adjudicatarios de dichas concesiones que fueron cedidas de manera muy controvertida e irregular durante el macrismo.

Desde el Ministerio de Obras Públicas se indicó a diario La Nación que el proyecto fue un “fracaso” debido a que no se cumplieron con las obras anunciadas. De modo que sólo benefició al “sector financiero”. Cabe resaltar que existe una causa judicial por la venta de las acciones que antes pertenecían a Macri.

“Las PPP fueron un fracaso porque no se hicieron las obras comprometidas. Fue un proyecto absolutamente ruinoso para el Estado y ampliamente ventajoso para el sector financiero, que era el gran ganador del sistema”, contestaron a LA NACION en el Ministerio de Obras Públicas. 

El plan implicaba obras en más de 2500 kilómetros de construcción de nuevas autopistas y obras especiales (252 km), así como 17 variantes en distintas localidades. La inversión total estimada es de US$6000 millones durante los cuatro primeros años. Hasta el momento no pusieron ni una baldosa.