Así lo resolvió este mediodía, el juez subrogante de La Paz, Raúl Flores, quien no hizo lugar al pedido de desalojo, esgrimido por los fiscales.

En su resolución, el juez Flores indicó que “para ser válidamente despachada la medida cautelar de desalojo del inmueble, se exige la “verosimilitud del derecho” en que se funda, lo que no ha podido ser acreditado por la Fiscalía ni Querella, con la provisoriedad que el caso amerita, sin perjuicio de que oportunamente, y con el avance de la causa, o en el decurso del debate, se acrediten los requisitos exigidos; en tanto al momento la duda favorece al sospechado”. De esta forma se expidió el magistrado.

La resolución aclara que “no hace a la cuestión resuelta, por ello, pido disculpas a las partes su mención, pero mi formación judicial desde “el derecho de las familias”, me lleva a la necesidad de ofrecer a los hermanos Etchevehere, poder pensar una solución pacífica, armónica, desde el ganar-ganar, distinta a lo visto hasta entonces, y con la ayuda de operadores bien intencionados, evidenciando con el ejemplo que todo esto es material y por lo tanto, quedará en la tierra”, señala el juez.