Según informaron en C5N y en el diario digital Minuto uno Sandro Adrián Amaya fue imputado en una causa por drogas. Fue el vocero que rechazó reunirse con Alberto Fernández porque no iban a estar presentes los medios.

Uno de los cabecillas de la Boanerense, Sandro Adrián Amaya, fue capitán de la fuerza de seguridad pero fue exonerado en una causa relacionada con drogas, nada más y nada menos.

La información fue revelada por el periodista Paulo Kablan en C5N.

Amaya era una de las caras visibles de quienes se apostaron este miércoles frente a la Quinta de Olivos a exigir que el presidente Alberto Fernández los reciba ante las cámaras para atender sus reclamos.

“Hay policías que están trabajando y se subieron al patrulleros para protestar, policías echados, apartados preventivamente porque están siendo investigados, retirados, simpatizantes”, describió el periodista.

“Quiero que entren las cámaras para que nos escuchen todos”, insistió el exonerado de la Policía Bonaerense.