En patrulleros, decenas de uniformados reclaman mejores condiciones en las inmediaciones de la residencia.

El reclamo de la Policía bonaerense llegó a la Quinta de Olivos. Este miércoles, unos 20 patrulleros rodean la residencia para expresar su reclamo por mejores condiciones laborales.

Los patrulleros rodean el perímetro y hacen sonar sus sirenas mientras un grupo de efectivos se ubica frente a la puerta.

Cerca del mediodía los policías estacionaron los vehículos a 45 grados sobre la Avenida Maipú. Vestidos con sus uniformes y con banderas argentinas, reclamaban el cumplimiento de sus demandas.

Es una imagen muy extraña ver a un presidente electo democráticamente por votación, rodeado por uniformados que hacen uso de bienes públicos como los patrulleros y las armas para intimidar al gobierno nacional y provincial.