La compañía amenaza con cerrar la algodonera en la que tiene sin cobrar el sueldo a sus 430 empleados. Llevaron la protesta al frente de la casa de Alberto Padoan.

Los empleados se movilizaron el viernes hacia la sede Vicentin en esa ciudad del norte de Santa Fe y este sábado se dirigieron hacia la vivienda de Alberto Padoán, ex gerente y socio del holding de la cerealera.

El conflicto laboral se mantiene desde febrero. Los operarios piden que le paguen los salarios y se actualice las remuneraciones que perciben que varían entre 20 y 25 mil pesos por mes.

Cabe destacar que la empresa que se opuso a la intervención nacional le debe 300 millones de dólares al Banco Nación (unos 500 millones en total al Estado en general), aún no abonó lo adeudado a los trabajadores.

“Desde el 6 de julio las trabajadoras y los trabajadores de Algodonera Avellaneda sostienen una medida de fuerza reclamando aumento de los salarios de miseria que perciben, de entre 20 y 25 mil pesos mensuales promedio. Parte de los cuales la empresa abona con vales de mercadería que se descuentan del ingreso salarial, una medida patronal que recuerda a las viejas épocas de la Forestal”, señaló el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros y Desmotadores de Algodón.

Los empleados de la Algodonera ubicada en Reconquista denunciaron, además, que la semana pasada fueron hostigados por parte de las fuerza de seguridad local a las que acusan de actuar como “fuerza de choque” de Vicentin.