La agorilada conductora Viviana Canosa dijo que la niña de 7 años ya no está en la “agenda de los medios” y afirmó que “las ginecólogas salieron llorando después de revisarla”.

“Volvió a ser invisible. Ya no importa que tenga 7 años, que esté desnutrida, que tenga poca masa corporal. Tampoco importa que su madre la haya usado como a una tarjeta de crédito”, opinó.

“Las ginecólogas salieron llorando después de revisarla. Las propias ginecólogas debieron ser atendidas por psicólogos. Tuvieron que tranquilizarlas, no podían creer lo que estaban viendo”. “Lo que hizo este señor de llevársela, era algo cotidiano para ella”.